Las neuronas sintéticas, que simulan la actividad de las células neuronales, han sido analizadas para averiguar el mecanismo por el que uno de los compuestos de su ADN está involucrado en muchos procesos celulares y metabólicos y en los cambios que se producen durante la infección por el virus del herpes simple. Los resultados se publican en Journal of Virology y en Journal of Neurochemistry

“Las neuronas sintéticas que hemos desarrollado recientemente nos han permitido investigar, por primera vez, en la formación de purinas", explica Moriah Szpara, autora principal del estudio y profesora de bioquímica y biología molecular en la Penn State University de Pensilvania.

Los investigadores analizaron una enzima llamada FGAMS, el principal compuesto de las proteínas purinosoma. Para conocer con precisión como se produce la producción de purinas, los científicos utilizaron cerebros de ratones diseccionados, neuronas de roedores, células humanas no neuronales y neuronas humanas. A partir de ellas, crearon un modelo de neuronas sintéticas.

Infección cerebral crónica

Asimismo, los investigadores observaron el efecto que tiene la infección del virus del herpes simple 1 (VHS1) en la biosíntesis de la purina, tanto en neuronas como en células no neuronales. Así, observaron que el virus primero infecta la piel de un individuo y después provoca una infección neuronal crónica que no puede ser eliminada por el sistema inmunológico. Puesto que las purinas están involucradas en la replicación de HSV1, el virus puede agotar los recursos de las purinas.

Las neuronas sintéticas pueden cultivarse en grandes cantidades de forma sencilla, lo que permitirá conocer algunos matices que se han podido estudiar en células no neuronales, explican los autores. Estas células pueden utilizarse para contestar a una gran variedad de preguntas sobre neuronas y sobre cómo estas reaccionan ante virus neurotrópicos como el del VHS, el VIH, el virus de la rabia, el zika o la chikunguña.

El estudio ha sido financiado por las siguientes entidades estadounidenses: los National Institute of Allergy and Infectious Diseases, la American Heart Association, el National Institute of Aging, el Virus Pathogens Resource y el Bioinformatics Resource Center. Además, ha sido apoyado por los Huck Institutes of the Life Sciences.