Los surfactantes revolucionaron el cuidado de bebés prematuros mediante la reducción de la tensión superficial dentro de los alvéolos pulmonares, lo que evita que estos colapsen durante la espiración y puedan inflarse en el nacimiento. El fármaco Curosurf®, desarrollado por investigadores del Karolinska Institutet, es un surfactante pulmonar que se utiliza para tratar o prevenir el síndrome de distrés respiratorio (SDR) en recién nacidos.

Curosurf® se produce mediante el aislamiento de proteínas de pulmones de cerdo; un proceso caro, complicado y arriesgado. Por este motivo, los investigadores consideran que un nuevo fármaco biológico basado en las proteínas de la telaraña podría resultar más sencillo de producir, más barato y, es posible, que más seguro, según señalan los autores del estudio.

“El proceso de fabricación está basado en el método que utilizan las arañas para unir las proteínas solubles que utilizan para tejer la telaraña. Hemos elegido la producción de la proteína C (SP-C) del surfactante pulmonar, pues es la proteína hidrofóbica que tiene mayor inclinación a la agregación” indica Jan Johansson, autor del estudio.

Mediante la aplicación de este método, los investigadores han producido una gama de posibles fármacos biológicos que utilizan la parte de la proteína de la telaraña que asegura que las partículas son solubles (N-terminal). Asimismo, compararon este surfactante pulmonar sintético con Curosurf® y comprobaron que tenía la misma eficacia en la reducción de la tensión superficial pulmonar en modelos animales con trastornos respiratorios que padecen los neonatos.