Un equipo de cuidados críticos del Eastern Virginia Medical School, liderado por Paul E. Marik, evaluó a los pacientes tratados con el “protocolo de reanimación metabólica” a base de vitamina C, corticosteroides y tiamina. Tras observar el éxito de 3 casos terminales, los investigadores decidieron extender el cóctel de fármacos al resto de pacientes que tenían sepsis en la UCI.

El equipo analizó a pacientes que habían sido hospitalizados antes del inicio del nuevo protocolo y a un grupo control. Tras comparar ambos grupos, los científicos observaron que los pacientes que recibieron esta combinación de sustancias mejoraban mucho más rápido que aquellos del grupo control no tratados con el cóctel de fármacos. En el grupo control se produjeron un 40% de muertes en comparación con el 9% del grupo tratado.

Mejor funcionamiento orgánico y vasopresión

El protocolo implantado también redujo el uso de vasopresores entre las 10 y las 20 horas siguientes de la administración de estas 3 sustancias. Además, ningún paciente tratado con el cóctel de fármacos desarrolló disfunción progresiva de órganos y las 4 muertes registradas estaban relacionadas con condiciones médicas subyacentes no relacionadas con la sepsis, según indican los investigadores.

El cóctel de fármacos estaba compuesto por hidrocortisona, de acuerdo con las directrices de consenso del American College of Critical Care Medicine, 6 gramos de vitamina C diarios y tiamina. Los expertos han descubierto que los niveles de vitamina C y de tiamina son especialmente bajos en pacientes con sepsis.

“No hemos probado una molécula de una marca cara registrada, sino que hemos combinado 3 agentes baratos, de fácil acceso con un historial de seguridad clínica desde el año 1949. Esta intervención de bajo coste podría reducir la mortalidad mundial en pacientes con sepsis”, asegura Marik. El investigador principal ha reconocido el esfuerzo de otros científicos que han probado estas sustancias de manera independiente en otros estudios.