La investigación, dirigida por la Universidad de California (Estados Unidos), subraya que las oportunidades de recuperarse serán aún más reducidas si se trata de ancianos con demencia u otras dolencias. Estados Unidos registra cerca de 300.000 ingresos a consecuencia de una fractura de cadera en ancianos cada año.

Pese a que se han incrementado los esfuerzos en la rehabilitación de los pacientes ancianos que sufren de fractura de cadera para que puedan gozar de un estado físico similar al que tenían antes de sufrir esta situación, los investigadores aseguran que la mayoría de ellos se vuelve frágil y dependiente.

Con el objetivo de evaluar cómo es la recuperación de estos pacientes, los responsables del estudio analizaron la condición física y la habilidad de 733 personas mayores de 65 años, antes y después de la fractura. Para ello recopilaron la información contenida en el Health and Retirement Study (HRS), un estudio nacional que evalúa los cambios en la salud y las circunstancias económicas de este colectivo.

Para medir la recuperación funcional tras una fractura de cadera en ancianos, los autores del estudio se basaron en el grado de independencia que presentaban los pacientes para desarrollar tareas como bañarse, vestirse, comer o ir al servicio por si solos. Asimismo, se analizó su capacidad para caminar o subir escaleras.

“La probabilidad de que recupere la capacidad funcional previa a la fractura es inferior al 50%”, ha destacado la autora principal. “En el caso de los mayores de 85 años, la probabilidad es escasa”.

Del total de los ancianos estudiados, un 31% recuperó el estado físico previo a la fractura. Un 34% era capaz de moverse sin necesidad de ser asistido y un 41% podía subir las escaleras tal y como lo hacía antes de fracturarse la cadera. Los resultados fueron mejores en el caso de los ancianos que habían mantenido una vida activa antes de la fractura.

De ellos, el 36% era capaz de vivir sin ningún tipo de asistencia, el 32% no tenía dificultades para caminar y el 29% no tenía problemas para subir unas escaleras.