Tal como ha notificado la Agencia de Salud Pública de Cataluña (ASPCAT), unas 7.400 personas siguieron el tratamiento de cesación en los centros integrados en la Red Catalana de Hospitales sin Humo, mientras 515 fueron tratados de forma especializada en los centros de la Red de Atención a las Drogodependencias.

Dejar de fumar en Cataluña sigue siendo un problema importante; vamos mejorando, pero no al ritmo que desearíamos”, lamenta el secretario de Salud Pública, Joan Guix, en una nota de prensa. Para progresar en labor de abandonar el consumo en Cataluña, las autoridades han elaborado 2 nuevas guías dirigidas, cada una, a fumadores y profesionales.

Una muerte cada hora

Según estimaciones, dejar de fumar en Cataluña, hubiese podido evitar una de cada 6 muertes que, en total, ascienden a unas 24 diarias atribuibles al tabaquismo. Los datos muestran que, en 2014, al menos 9.125 personas fallecieron por enfermedades directamente atribuibles al consumo de tabaco.

Aun así, en 2014 se redujo la mortalidad prematura entre hombres, si bien entre mujeres se mantiene estable alrededor de las 2.000 muertes. Además, entre 2004 y esta fecha, el consumo diario en escolares de 14 a 18 años se redujo a la mitad. Esto se debe a que el 70% de los fumadores ha hecho, al menos, un intento de abandonar el consumo de tabaco en Cataluña.

Por otro parte, la encuesta realizada a casi 4.000 personas en la comunidad autónoma señala que el mandato de dejar de fumar en Cataluña en lugares públicos ha alcanzado un buen nivel. De hecho, 9 de cada 10 ciudadanos declaran disfrutar adecuadamente de un entorno sin humo, a excepción de en las terrazas.