Desde abril de 2017, el Hospital Universitario de Vinalopó ha atendido a 6 mujeres de entre 30 y 38 años, procedentes de Mali y Senegal, por las complicaciones derivadas de las mutilaciones genitales que sufrieron a una edad inferior a los 15 años. Según informa el centro, en este periodo se ha identificado a 3 niñas en situación de riesgo a las que se les ha aplicado el protocolo de actuación sanitaria correspondiente.

“A todas ellas se les ha ofrecido atención médica, información sobre la mutilación genital femenina, seguimiento por parte de la trabajadora social y, en uno de los casos, incluso la posibilidad de reconstrucción”, asegura la ginecóloga responsable, María Vizcaíno. Al margen de estas actuaciones individuales, la comisión regional de trabajo está brindando formación específica a los distintos profesionales sanitarios implicados.

El objetivo, según explica Vizcaíno, es “fomentar la colaboración interdisciplinar en la detección tanto de pacientes mutiladas como de niñas en situación de riesgo de mutilación genital a través de la sensibilización, la orientación legal y aplicación de algoritmos concretos de actuación”.

500.000 mujeres mutiladas en Europa

Los recientes procesos migratorios y la creciente incidencia de casos de mutilación genital femenina en España han motivado la creación de un mapa de vulnerabilidad. El documento, elaborado a través de los registros en el Sistema de Información Poblacional (SIP), ofrece una aproximación de la distribución de esta población de riesgo, lo que facilita la intervención sanitaria.

El desarrollo de este mapa sobre la mutilación genital femenina se ha visto dificultado por la situación irregular y los constantes cambios de vivienda de los grupos estudiados. No obstante, según los datos recogidos, solo en la Comunidad Valenciana residen 5.420 mujeres (1.268 menores de 15 años) naturales de países donde la mutilación genital femenina se practica de forma habitual.

En Europa serían 500.000 las mujeres sometidas a mutilación genital femenina y más de 180.000 en riesgo de ablación. Con estas cifras en la mano, en Hospital Universitario del Vinalopó ha reiterado la importancia de dar visibilidad a esta práctica problemática, sobre todo entre los propios profesionales sanitarios. Ha defendido así mismo, la necesidad de informar adecuadamente a las pacientes y familiares, incluyendo la notificación a efectos legales, ya que, en España, la mutilación genital femenina constituye un delito público de denuncia obligatoria.