#brazoizquierdoalvolante es el lema utilizado por la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE) para alertar de los riesgos de conducir con la extremidad superior izquierda fuera del vehículo, una práctica que se generaliza durante el verano, como consecuencia del calor. La campaña tiene como objetivo concienciar del peligro que supone esta costumbre.

Tal y como ha explicado la sociedad, si se produce un accidente mientras se conduce con el brazo izquierdo fuera del coche, es posible que se produzca un aplastamiento o amputación total o parcial de la extremidad. El aplastamiento puede producirse por un choque lateral con otro vehículo, mobiliario urbano, una pared, un muro, etc., mientras que la amputación se produce por avulsión, es decir, el brazo se engancha a otro objeto mientras el coche sigue en movimiento.

En caso de aplastamiento, el cirujano plástico reparador se enfrenta a lesiones muy complejas que afectan tanto huesos y tendones como piel, nervios y vasos sanguíneos; en ocasiones, se recurre a la extracción y reimplante de tejidos en otra zona del cuerpo. A pesar de las técnicas avanzadas que se utilizan, desde la SECPRE recuerdan que en la mayoría de los casos no se recupera la función completa del miembro.

En el caso de las amputaciones, la sociedad destaca la importancia de tomar las precauciones necesarias para intentar favorecer la reimplantación posterior. Estas pasarían por:

  1. Limpiar la pieza con suero o agua abundante.
  2. Envolver la pieza en una tela limpia y húmeda.
  3. Introducirla en un recipiente (por ejemplo, una bolsa) que, a su vez, pueda sumerja en agua fría o hielo (este no debe entrar en contacto directo con la pieza para evitar quemaduras).
  4. Enviarla a un centro especializado en reimplantes lo más rápido posible.

Además de la reimplantación, en caso de amputación de un brazo o una mano es posible realizar un trasplante; hasta ahora se han realizado 2 trasplante de mano y 2 de brazo en España por parte de equipos multidisciplinares liderados por cirujanos plásticos reparadores. Se trata de una opción que se reserva para casos muy concretos, como consecuencia de su complejidad y las implicaciones físicas y psicológicas.

Para concienciar sobre todos estos riesgos, la SECPRE ha creado la campaña #brazoizquierdoalvolante coincidiendo con el inicio de las operaciones salida de las vacaciones de verano. Una época en la que además es más habitual conducir con la extremidad superior izquierda fuera del vehículo por las altas temperaturas.

Bajo el lema #brazoizquierdoalvolante, se ha creado una creatividad que se va a difundir a través de las redes sociales, así como entre los miembros de la organización. “Con una imagen y un mensaje directo y sin dramatismos, la citada sociedad científica quiere exponer el contraste entre un gesto aparentemente tan inocente -aunque objeto de una posible sanción de Tráfico- como sacar el brazo por la ventanilla mientras se conduce y la extrema gravedad de sus posibles consecuencias”, concluye la SECPRE.