La realización de estudios preventivos en salud laboral se impulsará en Castilla y León con una convocatoria de ayudas de 10.000 euros por parte de la Consejería de Empleo. El objetivo es fomentar actividades preventivas a partir de estudios concretos que no puedan ser asumidos ni por el empresario ni por los trabajadores designados por la empresa, indica la Junta de Castilla y León en una nota de prensa.

En este sentido, la Consejería de Empleo financiarán estudios preventivos sobre contaminantes físicos, ruido y vibraciones; químicos y biológicos; higiénicos; estudios ergonómicos que necesiten la aplicación de una metodología determinada y una formación concreta de los trabajadores señalada en la evaluación de riesgos laborales.

Tal y como detalla la Junta, la Consejería de Empleo financiará el 60% del gasto subvencionable. Este gasto no podrá superar los 600 euros por cada una de las medidas financiadas. Esta convocatoria de ayudas establece que un mismo beneficiario no podrá percibir subvenciones por un importe global superior a 2.000 euros.

A la convocatoria podrán presentarse las personas físicas o jurídicas privadas, con ánimo de lucro, agrupaciones de ambas, comunidades de bienes o cualquier otro tipo de unidad económica o patrimonio separado que, aunque carezcan de personalidad jurídica, lleven a cabo estudios preventivos en salud laboral.