Según ha informado la Generalitat valenciana, este software -llamado QAELUM TQM- permite controlar la dosis de radiación de todos los aparatos disponibles en los servicios de radiología, radioterapia y medicina nuclear de todo el departamento de salud.

“Permite realizar un análisis íntegro de las dosis de radiación que se da a cada paciente y también hacer un análisis colectivo. Del mismo modo, puede determinar los indicadores de dosis para cada tipo de caso, que se introducen en su historial de dosis acumuladas”, ha explicado el jefe del Servicio de Informática y Comunicaciones del Hospital de Valencia, Jesús Mandingorra.

Además de ayudar a controlar la dosis de radiación, este sistema hace posible que cada paciente cuente con su propio historial de exposición a la radiación, que servirá a los profesionales sanitarios a tomar decisiones. Al mismo tiempo, permite estandarizar y optimizar cada dosis, ya que se pueden realizar comparativas para un mejor control del funcionamiento y calibración de los dispositivos.

De esta forma, “se garantiza la calidad de la imagen diagnóstica y se evita la sobreexposición del paciente”, ha añadido Mandingorra. Por otra parte, el programa también ofrece la posibilidad de comparar procedimientos diagnósticos con otros centros, cotejar niveles de dosis con referencias internacionales y establecer alarmas radiológicas.

Este software para controlar la dosis de radiación está integrado en el sistema de gestión radiológica del hospital (IMPAX), con el fin de recopilar la información de todos los estudios realizados con dispositivos emisores de radiación ionizante. El análisis y uso de los datos es responsabilidad de los servicios de Radiología y de Prevención del Hospital General, que han colaborado en la implantación de esta aplicación y a los que se ha impartido un curso de formación para su manejo.

Con esta actuación, el centro valenciano se adelanta a los requerimientos fijados por la directiva europea 2013/59/Euratom, que obliga a todos los estados miembros a incorporar la información de dosis estimada por cada paciente en sus pruebas radiológicas a partir de febrero del año que viene.