El brote de gastroenteritis causado por el consumo de agua embotellada con norovirus o la carne contaminada con el virus de la hepatitis E han sido algunos de los detonantes de investigación en seguridad alimentaria. En este sentido, Ainia recuerda que las industrias deben realizar análisis microbiológicos de los productos que comercializan para garantizar que los alimentos cumplan todas las medidas de seguridad necesarias.

Las técnicas de análisis pueden tardar hasta 4 días en ofrecer resultados válidos, motivo por el que Ainia observó la necesidad de desarrollar métodos más rápidos que mejoraran la eficacia del análisis de alérgenos y patógenos alimentarios.

PCR en tiempo real

“La detección fiable y breve de microorganismos patógenos en alimentos es de especial importancia para evitar problemas de salud pública, pero también para agilizar la liberación de lotes de producto al mercado y aumentar su disponibilidad en el lineal y su comercialización”, señala Sonia Marco, técnica de Ainia.

A pesar del desarrollo de nuevas técnicas de análisis para detectar alérgenos y patógenos alimentarios, Ainia señala la necesidad de desarrollar técnicas analíticas que permitan anticiparse al control de posibles riesgos emergentes. En este aspecto, destaca el proyecto Dinmadetec, centrado en identificar sustancias alimentarias que pueden suponer un riesgo para la salud de los consumidores.

Los ensayos realizados se han centrado en técnicas de PCR en tiempo real, con una fase previa que permita identificar el material genético procedente de células viables. El objetivo, señalan los expertos, es mejorar la detección de alérgenos y patógenos alimentarios como el virus de la hepatitis E o la Yersinia enterocolitica en productos cárnicos.