El estudio concluye con que el 23% de las niñas llevan en su mochila una carga superior al 20% de su peso, tal y como dijo Eva Orantes, una de las autoras del trabajo. Acorde a estos datos se afirma que el 47% de las escolares transporta al día mucho más peso del recomendado

El seguimiento se hizo con un grupo de 78 escolares de entre 6 y 12 años (43 eran niños y 35 eran niñas) de distintos colegios granadinos. Durante varias semanas, estos niños asistieron al Laboratorio de Biomecánica de mencionado instituto con sus mochilas cargadas con los libros que llevaban al colegio a diario.

Los niños fueron sometidos a distintas pruebas de composición corporal para determinar la cantidad de masa muscular y de grasa. Luego, se calculó el peso de la mochila para conocer la relación existente respecto a su peso.

Para calcular su postura y las adaptaciones ocasionadas al llevar el carro o la mochila con un 10, 15 y 20% de su masa corporal, los investigadores colocaron a los niños unos marcadores epigenéticos en puntos anatómicos estratégicos. Estos puntos, fueron capturados por un sistema 3D que captaba movimiento mediante 9 cámaras de infrarrojos y un software.

La percepción engaña

Desde la universidad se ha hecho una encuesta para conocer si los niños eran conscientes de la carga que llevaban en las mochilas a diario. El 97% aseguraban que su mochila era siempre muy pesada, a diferencia de los que usaban carritos que representaba el 85%. Pese a esta percepción, el estudio asegura que el peso de los carros era superior al de las mochilas.

Un 85,7% de los usuarios de mochila se cansa cuando las llevan, en contraposición del 71% de los que utilizan carro. El dolor de espalda es del 43% en los escolares que lleva mochila, mientras que en los que lleva carro está en un 31%, por lo que puede afirmarse que el carro beneficia más la salud que una mochila