El tabaquismo se mantiene fuerte en Estados Unidos a pesar de las campañas de prevención, según un sondeo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Los datos publicados por el organismo señalan que el tabaquismo entre los adultos estadounidenses disminuyó del 20,9% en 2005 al 15,5% en 2016. Sin embargo, cerca de 38 millones de adultos estadounidenses fumaron cigarrillos "todos los días o algunos días en 2016”.

Otros datos publicados sobre el tabaquismo por la Encuesta Nacional de Salud (NHIS) muestran que, entre los adultos que alguna vez han fumado cigarrillos, el porcentaje de personas que dejaron de fumar aumentó de 50,8% en 2005 a 59% en 2016. Entre 2005 y 2016, el mayor aumento en dejar de fumar fue entre los adultos de entre 25 y 44 años.

"La buena noticia es que estos datos son consistentes con las disminuciones en el tabaquismo adulto que hemos visto durante varias décadas", dijo Corinne Graffunder, director de la Oficina de Fumadores y Salud de los CDC. "Estos hallazgos también muestran que más personas dejan de fumar y quienes siguen, son menos fumadores".

Desde 1965, el NHIS ha rastreado el consumo de cigarrillos, la forma más común de uso de productos de tabaco entre los adultos de EE. UU. La organización ha llegado a la conclusión de que la carga de la muerte y las enfermedades causadas por el consumo de tabaco en los Estados Unidos es causada por los cigarrillos y otros productos de tabaco quemado.

Entre los fumadores diarios, el número promedio de cigarrillos fumados por día disminuyó de aproximadamente 17 cigarrillos en 2005 a 14 cigarrillos en 2016. La proporción de fumadores diarios que fumaban de 20 a 29 cigarrillos por día bajó de 34,9% en 2005 a 28,4% en 2016, mientras que la proporción que fumaba menos de 10 cigarrillos por día aumentó de 16,4% en 2005 a 25% en 2016.