El dolor lumbar será tratado en Atención Primaria con terapias que no incluyan fármacos, según las nuevas guías clínicas del Reino Unido y Estados Unidos. Ambos países han acordado nuevas directrices a la hora de tratar el dolor lumbar y la ciática para fomentar un cambio en el pensamiento sobre el tratamiento de este mal. El giro en la terapia se ha reflejado especialmente en la guía de práctica clínica del American College of Physicians.

Esta decisión se ha tomado en respuesta a una creciente crisis de opiáceos recetados, y a una abrumadora cantidad de investigaciones que muestran que la mayoría de los medicamentos para el dolor lumbar tienen poco o ningún efecto en comparación con el placebo. “Las directrices han cambiado radicalmente su postura sobre los medicamentos”, indican desde la institución estadounidense.

Según esta decisión, en lugar de medicamentos para el dolor lumbar, los médicos de cabecera pueden sugerir enfoques no medicinales, incluido el yoga, la atención plena y varios tipos de fisioterapia y terapias psicológicas. "Hasta ahora, el enfoque recomendado era prescribir analgésicos simples como paracetamol o antiinflamatorios", indica el autor principal, Adrian Traeger, investigador del Musculoskeletal Health Group de la Facultad de Salud Pública de la Universidad.

El médico indica que estas nuevas pautas sugieren evitar los analgésicos y otros tratamientos invasivos como las inyecciones o la cirugía. “Los cambios recientes en estas pautas son importantes y representan un cambio sustancial en el pensamiento sobre la mejor manera de manejar el dolor lumbar”.

“Otras opciones efectivas podrían incluir manipulación espinal, acupuntura o programas de rehabilitación multidisciplinarios”, indica Traeger.

"Ante un caso sin complicaciones de dolor lumbar reciente, el médico simplemente puede dar consejos sobre cómo mantenerse activo y cómo aliviar el dolor sin medicamentos, como el calor y los masajes, y organizar una nueva visita con el paciente en 2 semanas para asegurarse qué dolor se ha establecido”, subraya Traeger. El médico explica que, si el dolor comenzó hace mucho tiempo, puede sugerirse una serie de tratamientos como el yoga o el ejercicio.

El experto dice estar seguro de que estas revisiones cambiarán las principales directrices internacionales para el tratamiento del dolor lumbar. "Hay un desafío para proporcionar este tipo de atención. Actualmente es mucho más fácil y más barato proporcionar una receta para un analgésico que un curso de tratamiento con un fisioterapeuta o psicólogo”.