El Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP) y los servicios de Otorrinolaringología del Hospital Universitario de Torrevieja y el Hospital Clínico Universitario de Valencia han llevado a cabo un estudio descriptivo observacional sobre los diferentes aspectos del vértigo como síntoma en el ámbito hospitalario:

  1. Flujo de pacientes en consulta.
  2. Peso global de las derivaciones al hospital.
  3. Características de los pacientes con vértigo.

Con este propósito, Carmen Bécares y su equipo analizaron las características administrativas de 558 propuestas de consulta llevadas a cabo entre 2011 y 2012 y estudiaron los rasgos clínicos y demográficos de 494 pacientes. Según los resultados, publicados en el Acta Otorrinolaringológica Española, el vértigo supuso el 0,5% del total de las derivaciones hospitalarias realizadas desde Atención Primaria.

La mayor parte de los pacientes de vértigo resultaron ser mujeres (63%) con una media de edad de 58 años. El 88% de la muestra fue valorado por otorrinolaringólogos y el 24% por neurólogos; además, el 16% llegó a ser valorado por enfermedad psiquiátrica. Según las estadísticas, el 30,8% de los pacientes acudió, al menos, 3 veces a consulta por síntomas de vértigo. 

“Los síntomas de vértigo y mareo son frecuentes en la población”, explica Bécares, pero “se presentan como manifestación de un amplio abanico de enfermedades y habitualmente es difícil realizar un diagnóstico de certeza”. Lo que es seguro, según el estudio, es que “el vértigo como síntoma supone una carga significativa en el ámbito hospitalario”.

Los pacientes que presentan vértigo suelen realizar varias consultas y con varios especialistas distintos, describen. “En el entorno hospitalario, Otorrinolaringología es el principal receptor de pacientes con síntomas de vértigo y mareo”, señala la investigadora sobre un flujo de pacientes que, en ciertos casos, “puede resultar excesivamente dinámico e ineficaz”.