Según informa la agencia EFE, el estudio sostiene que cualquier programa de prevención o intervención contra el dopaje debe invitar a los deportistas a involucrarse y pensar abundantemente al respecto, con un pensamiento “deliberativo profundo, meditado y exhaustivo”. De esta forma, se consiguen actitudes que sean “duraderas, resistan al cambio posterior y sean capaces de predecir sus intenciones y sus comportamientos”, tal y como ha indicado la UAM en una nota.

Para llegar a dicha conclusión, los investigadores han realizado un experimento en psicología social que consta de una primera parte en la que un grupo de jóvenes futbolistas debió pensar (algunos de ellos durante cierto tiempo y otros apenas unos segundos) en una propuesta sobre la legalización de conductas que en la actualidad se consideran dopaje.

Posteriormente, una parte de los participantes recibió información a favor de la legalización de estas conductas, mientras que el resto obtuvo datos en contra; en ambos casos la información era “persuasiva” y aportaba argumentos “fuertes y convincentes”. En la segunda parte del experimento, se presentó a los participantes una información supuestamente aparecida en prensa en la que se daban argumentos en la dirección contraria a los anteriormente recibidos.

De esta forma, los investigadores “pusieron a prueba” esas nuevas actitudes de los futbolistas, comprobando la resistencia al cambio. Los resultados del experimento mostraron que solo las actitudes de los futbolistas que habían pensado mucho sobre la información inicial “resistieron” a la información contraria posterior.

Según el coautor del trabajo y profesor de Psicología Social de la UAM Javier Horcajo, este estudio tiene unas implicaciones prácticas “importantes” para la prevención del dopaje, así como para las intervenciones que se llevan a cabo para cambiar las actitudes y los comportamientos de los deportistas. En cualquier caso, los investigadores advierten que el dopaje es un fenómeno que “va más allá de las actitudes de los deportistas” y que conlleva una gran cantidad de factores individuales, grupales, sociales o específicos de cada deporte.