Un comunicado del Ministerio de Salud confirmaba una cepa del virus en aguas residuales cerca de la estación de tren de Hyderabad's Secunderabad que, afortunadamente, no iba acompañada de nuevos brotes de la enfermedad. El último caso de poliomielitis en este país se dio en enero de 2013; 5 años después no se han detectado más.

Según fuentes oficiales, una encuesta comprobó que el 94% de los niños había recibido, al menos, 3 dosis de la vacuna oral contra la polio, razón por la que era muy improbable la transmisión de la enfermedad. No obstante, la unidad de inmunización ha decidido vacunar este mes de junio como medida preventiva a cerca de 300.000 niños de entre 6 semanas y 3 años.

En los distritos de alto riesgo de Hyderabad y Rangareddy se han establecido cabinas de vacunación para ofrecer una protección adicional a aquellos niños cuyos padres quisiera proteger de todo tipo de polio. Afganistán y Pakistán siguen siendo los dos únicos países en el mundo donde el virus sigue siendo endémico.

El virus de la polio ataca al sistema nervioso y puede ocasionar una parálisis irreversible a las pocas horas de infectarse. En numerosas ocasiones se propaga en zonas de condiciones sanitarias deficientes e insalubres, y los menores de 5 años son la población más vulnerable a la infección.

India, uno de los países del mundo donde más difícil fue erradicar la polio, se mantiene alerta ante posibles nuevos brotes de la enfermedad con un elevado nivel de vigilancia. Millones de trabajadores sociales han participado en la inmunización oral pediátrica de ciertas zonas rurales de la población.

El Ministerio de Salud quiso dejar claro que no es la primera vez que se encuentra una cepa del virus en aguas residuales; de hecho, 14 muestras recogidas entre enero de 2015 y mayo de 2016 ya dieron positivo en polio.