El 73% de los usuarios ingresados completa el tratamiento de desintoxicación y deshabituación, dato que viene a confirmar la eficacia de este recurso sanitario. Tras el ingreso, los usuarios son derivados al Centro de Atención Integral al Drogodependiente (CAID) para continuar su seguimiento.  El Centro dispone de 45 plazas, 25 de las cuales son residenciales, y 20 en régimen de Centro de Día, destinado a pacientes que ya han superado la fase de hospitalización.

El equipo multidisciplinar del dispositivo, formado por médicos, incluidos psiquiatras, psicólogos y personal de Enfermería, realiza terapias individuales y grupales con los pacientes. El objetivo es conseguir la normalización de su vida y reinserción en la sociedad.  En su área médica, el CRTPC lleva a cabo el tratamiento de desintoxicación y abstinencia, además de realizar un control para prevenir recaídas

El centro pone en marcha estrategias de intervención sobre los factores de vulnerabilidad de los pacientes. En la faceta psicológica, se trabaja para mejorar la autoestima y el autocontrol de los pacientes; se potencian los cuidados orientados a establecer estilos de vida saludables y se fomenta la implicación de la familia como apoyo en el proceso terapéutico.

Por otro lado, el Consejo de Gobierno ha aprobado una inversión de 190.941,63 euros para el alquiler de 2 vehículos destinados al Servicio Móvil de “El Metabús” recorre la Comunidad de Madrid los 365 días del año con el objetivo de llevar la dosis de metadona y dispensarla a los pacientes que la precisan y no son usuarios de otros recursos asistenciales.