La iniciativa de investigación, presentada durante la XI Jornada de Actualización en Psiquiatría Infantil y Adolescente, es novedosa por 3 motivos:

  1. Se centra en la dieta general y no en un solo producto.
  2. Contempla los efectos de la dieta a largo plazo.
  3. Se aleja de un abordaje genético de los trastornos mentales.

Hasta el momento los estudios sobre la materia se han centrado en un solo producto, desde colorantes a azúcares o aditivos, pero “pocos han analizado el efecto de la dieta de manera global y, en España, ninguno”, según ha explicado la doctora Nerea Martín-Calvo, pediatra y directora del proyecto Sendo.

Por otro lado, para poder identificar correctamente las causas de trastorno mental y diseñar estrategias de prevención acordes “es muy importante que podamos recoger información de los participantes a lo largo de toda su infancia y adolescencia”, explica la experta sobre este estudio de corte longitudinal.

Martín-Calvo defiende también que, puesto que la genética no es modificable, “se malgastan esfuerzos en investigar lo que no se puede cambiar”. En cambio, “nos olvidamos de que tenemos un montón de factores de riesgo modificables, como la dieta, que van a marcar de igual forma el pronóstico de los trastornos mentales”.

Dieta y trastorno mental: fase piloto

Hasta el momento, se ha llevado a cabo una fase piloto con más de 150 niños navarros de entre 4 y 6 años. Este primer acercamiento ha permitido a los investigadores obtener una visión general de las dietas habituales de los niños navarros y conocer los trastornos mentales más frecuentes en su rango de edad.

Según el diseño metodológico, “se hará un seguimiento a los niños en el tiempo para ver si, efectivamente, los efectos de la dieta repercuten en el momento y también a largo plazo”, insiste Martín-Calvo. No obstante, señala, “la fase piloto es solo el principio”; ya que, según vaya creciendo, el proyecto pretende contar con la participación de pacientes de otras comunidades autónomas.