MMG recibe a Alfonso Vidal

La falta de empatía es algo generalizado en todas las profesiones, no solo en la Medicina. Le falta empatía al médico y al paciente, señaló Alfonso Vidal, médico especializado en Anestesiología y Reanimación y de la Unidad del Dolor en del Hospital Quirónsalud Sur de Alcorcón. El doctor Vidal asistió a los Desayunos Informativos que MMG celebra la primera semana de mes en sus oficinas.

“Ser un profesional de la salud no da derecho a que lo soportemos todo”, aseveró este médico, quien luego matizó y reflexionó sobre este problema comunicacional presente en muchas consultas. Pese a que intentó equilibrar el problema entre médico y paciente, el anestesiólogo reconoció que la empatía no se enseñaba en las carreras, y la Medicina se había centrado en el diagnóstico y pronóstico, es decir, los aspectos técnicos, más que en los humanos.

Falta tiempo

Según detalló, falta habilidad para ponerse en el lugar del otro, explicar las cosas para que se entiendan, dar facilidades…. Para Vidal esto es como “vender un producto” “y tu producto eres tú, doctor”. Luego, explicó la importancia de desarrollar competencias transversales para aproximarte al paciente y ponerse a su nivel tras una búsqueda constante de equilibro.

“No se enseña empatía, ahora hay nuevas líneas de formación para conectar y esa conexión tiene que ser en la misma frecuencia que el otro. El médico tiene que hacer más esfuerzo porque el paciente es que tiene el problema y tú te dedicas a resolverlos”.

En la conversación no faltó mencionar otro de los problemas constantes en las consultas: la falta de tiempo. Sobre esto, el doctor Vidal dijo que a él le gustaba escuchar todo lo que el paciente tenía que contarle y eso le hacía retrasarse. «Todo el mundo lo entiende. A veces tengo una contingencia y me tengo que ir al quirófano. Pido paciencia y perdón y la gente lo suele entender”, puntualizó.

De la consulta a Twitter

Alfonso Vidal estudio en una época sin digitalizar, pero eso no le ha impedido convertirse en uno de los médicos más influyentes de España en Twitter. Cuando se le preguntó por esto, entre risas respondió que era muy bonito pensar que era verdad, pero consideraba que la estadística estaba un poquito sesgada. “Hago lo que puedo para transmitir el mensaje”, bromeó.
De Twitter dijo que era una herramienta que le divertía mucho y la veía de gran utilidad para compartir conocimiento. Él, completamente autodidacta en  redes sociales, cree firmemente en el potencial de Twitter para generar opinión pública, “ahí es donde deberíamos encaminarlo”.
En cuanto a su perfil, explicó que es una cuenta estrictamente profesional con muchos seguidores que no son anestesistas, sino médicos de otras especialidades interesados en el dolor y con ganas de profundizar en él porque sus pacientes lo sufren. “Me siguen ginecólogos, dermatólogos, oftalmólogos… porque les enseño algo que solo han estudiado de pasada”, concluyó Vidal.