El número de casos por la epidemia de cólera ascendió a 124.002 en 20 de las 22 gobernaciones del país, lo que supone un aumento de 22.182 casos. Las últimas 6 semanas han sido determinantes en la propagación del brote por el país, que en tan solo 4 días se cobró la vida de 134 yemeníes. Menos del 45% de todos los hospitales de Yemen están operativos, incluso aquellos que tienen escasez de medicamentos, equipo médico y falta de personal.

Actualmente, Yemen continúa en guerra, lo que supone que 2 terceras partes de la población, aproximadamente 19 millones de ciudadanos, necesitan ayuda humanitaria o protección de algún tipo. A la epidemia de cólera en Yemen, hay que añadirle la hambruna (que afecta a 10,3 millones de personas) y la falta de agua, ya sea para beber o para el saneamiento (14,5 millones).