Conseguir una imagen positiva del envejecimiento es el objetivo de la última campaña del Departamento de Salud de Navarra. El organismo pretende mejorar la percepción que tiene la sociedad navarra sobre el envejecimiento en general y sobre las personas mayores en particular. La campaña, que se enmarca en la Estrategia de Envejecimiento Activo y Saludable del Gobierno de Navarra, muestra imágenes positivas del envejecimiento.

Según explican los organizadores, las imágenes que se muestran en la campaña son más acordes a la situación del envejecimiento actual que a las que existen en el imaginario de muchas personas (deterioro físico, cognitivo y social). “Hacerse mayor hoy es cuidarse, activarse, volver a enamorarse, descubrir, hablar de derechos o construir nuevos sueños", indican los impulsores de la iniciativa.

La campaña ha sido presentada por el consejero de Salud, Fernando Domínguez, junto con la directora gerente del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra, María José Pérez, y por la jefa de la sección de Promoción de la Salud y Salud en todas las políticas del ISPLN, Margarita Echauri. “Aunque envejecer requiere aceptar cambios y limitaciones”, según han remarcado, “afortunadamente hoy en día se vive más y, muy frecuentemente, con mejor salud y mayor calidad de vida”.

La campaña critica que aún persisten los estereotipos y modelos culturales negativos del envejecimiento, “alejados de la realidad actual, que constituyen una amenaza para el envejecimiento activo y saludable”. Deterioro físico, mala memoria, discapacidad funcional, decrepitud, decadencia, desgaste, enfermedades, fragilidad, problemas cognitivos, dependencia, incompetencia digital, depresión, aislamiento o pobreza son los conceptos que percibe la sociedad sobre el envejecimiento, según los autores de la campaña.

El departamento explica que esa imagen negativa afecta a la propia autopercepción que tienen de sí los propios mayores, lo que da lugar a autoestereotipos negativos y al fenómeno de "profecía autocumplida".  Con esta campaña, se pretenden mostrar aspectos y proyectos de vida satisfactorios y personas mayores activas. En este sentido, se subraya que entre el 70 y el 80% de las personas mayores son autónomas e independientes desde un punto de vista funcional y pueden desarrollar múltiples actividades.