El estudio señala que, alrededor del 1% de la población estadounidense, entre 18 y 44 años, sufre algún tipo de problema auditivo. Estas dificultades para oír conllevan problemas sociales, de integración e incluso laborales. En el caso de las mujeres, parece sumarse el hecho de que aumenta las posibilidades de dar a luz a un bebé prematuro con un peso inferior a la media.

Los expertos han descrito en porcentajes la cantidad de mujeres sordas o con poca capacidad auditiva que dan a luz de forma prematura, y la media se sitúa en una de cada 7. El estudio describe que no están claros los motivos de este hecho, a la vez que señala que es de imperiosa necesidad llevar a cabo una investigación para echar luz sobre el asunto.

Una de las causas que los expertos barajan sería el estrés y la mala situación social que muchas de estas mujeres deben soportar, debido a su problema auditivo. El estudio señala que estas mujeres tienen en su contra factores biológicos, ya que la sordera puede ser causada por otra enfermedad, violencia interpersonal y desafección social, además de problemas de comunicación, lo que puede afectar al seguimiento de su embarazo.

El estudio también señala que estas mujeres, en muchos casos, no pueden permitirse pagar un seguro médico, lo que empeora del servicio que recibe durante todo el embarazo. Los científicos proponen en el texto la creación de programas gratuitos de atención a estas mujeres, que les brinden apoyo psicológico además de un seguimiento médico en condiciones, sin importar si la paciente puede o no pagar un seguro.