"Cualquier niña que viva en la Comunidad Valenciana, sea cual sea su origen, debe sentirse segura y, como profesionales sanitarios, debemos implicarnos en proteger su integridad física y psicológica. La detección precoz y la prevención de la mutilación genital, como una forma más de violencia de género, debe ser una de nuestras prioridades, aunque afortunadamente no sea un problema muy prevalente", señaló Carmen Montón, consejera de Sanidad.

Los pediatras tienen ya a su disposición un documento llamado Compromiso informado de prevención sanitaria, cuyo objetivo es que los padres lo firmen y se comprometan a proteger a la menos cuando salga de España. También permite realizar una exploración a la menor antes del viaje para constatar que no hay alteración en los genitales, y a la vuelta, para corroborar que no ha sido mutilada.

El informe explica al detalle los riesgos psicológicos y sociosanitarios de esta práctica que, además, atenta contra los derechos humanos y es considerada delito en España, aunque se realice fuera del territorio nacional. Este delito implica una pena de prisión de 6 a 12 años para los padres o tutores.

Montón insistió en que el compromiso preventivo es un seguro para la niña y los progenitores, que pueden justificar antes sus familiares una negativa a la mutilación por miedo a las consecuencias. Si la niña no acudiera al centro de salud cuando volviese a España, se informaría a los servicios sociales y al juzgado de guardia.

Detección y prevención

Este compromiso está incluido en el Protocolo de Actuación Sanitaria ante la mutilación genital femenina (MGF) de la Comunidad Valenciana, realizado el pasado mes de noviembre. El protocolo determina las actuaciones para detectar casos de MGF, prevenirlos y realizar cirugías reconstructivas si llega el caso de necesitarse.

En este protocolo, que detalla los consejos para atender en consulta a pacientes procedentes de países en que se practica la ablación, participaron profesionales sanitarios de Atención Primaria y centros de salud sexual y reproductiva, atención especializada y centros de salud pública de la Consejería de Sanidad Universal y Salud Pública.

Entre los criterios de actuación señalados, se detallan las intervenciones en menores de 15 años en situación de riesgo; en mujeres jóvenes a partir de 15 años en situación de riesgo; en mujeres menores de 18 años que han sufrido mutilación genital femenina; y en mujeres que han sufrido MGF, según informan desde la consejería.