Así, el informe analizó a blancos y negros no hispanos, hispanos, asiáticos americanos e isleños del Pacífico y nativos americanos. A través de dicho estudio, los investigadores descubrieron un incremento del 1,8% en la tasa de nuevos casos diagnosticados de diabetes tipo 1 entre los años 2002 y 2012. Durante este periodo, la incidencia de diabetes tipo 2 aumentó un 4,8%, más del doble respecto a los casos de diabetes tipo 1.

“Debido a la temprana edad de inicio, los jóvenes están en riesgo de desarrollar complicaciones relacionadas con la diabetes a una edad más joven. Esto disminuye profundamente su calidad de vida, acorta su esperanza de vida y aumenta los costes derivados del cuidado de la salud”, alerta Giuseppina Imperatore, epidemióloga de la Unidad de Diabetes de los CDC de Enfermedades Crónicas y Promoción de la Salud.

Nativos americanos, más afectados por diabetes tipo 2

El estudio incluyó a 11.244 jóvenes con edades comprendidas entre los 0 y 19 años con diabetes tipo 1 y 2.846 jóvenes, con el mismo rango de edad, con diabetes tipo 2. Los principales hallazgos del informe muestran que, entre todos los grupos raciales y de 0 a 19 años, hubo más porcentaje de nuevos casos de diabetes tipo 1 en hombres (2,2%) que en mujeres (1,4%). Además, los nuevos casos de diabetes tipo 1 eran más frecuentes en jóvenes hispanos, con un aumento anual del 4,2%.

En los negros no hispanos, la tasa de nuevos casos diagnosticados de diabetes tipo 1 aumentó un 2,2% y en blancos no hispanos un 1,2% por año. Entre los 10 y los 19 años de edad, la tasa de nuevos casos por diabetes tipo 2 fue mayor en nativos americanos (8,9%), americanos asiáticos o isleños del Pacífico (8,5%) y negros no hispanos (6,3%). Entre los casos de diabetes tipo 2, se produjo un aumento del 3,1% entre los hispanos. El incremento más pequeño se observó en los blancos (0,6%).

Asimismo, y entre los 10 y los 19 años de edad, se produjo un mayor aumento de nuevos casos diagnosticados de diabetes tipo 2 en mujeres (6,2%) que en hombres (3,7%). Según indica Bárbara Linder, del NIH, “las diferencias entre grupos raciales y étnicos, y entre géneros, plantean muchas preguntas. Tenemos que entender por qué el aumento de las tasas de desarrollo de la diabetes varía tanto y está tan concentrada en grupos raciales y étnicos específicos”.