“Los países que se visitan no siempre cuentan con agua corriente potable”, explica el colegio, “la recomendación en estos casos  es adquirir agua embotellada para evitar que la presencia de microorganismos derive en problemas de salud que impidan disfrutar de los días de descanso”. El viajero debe informarse de la calidad del agua, antes de beberla en el país de destino.

“En ocasiones, aunque se siga a rajatabla el consejo de no beber agua del grifo, el viajero se olvida de que también se debe utilizar el agua embotellada realizar la higiene bucodental diaria”, señalan. El agua no potable puede poner en riesgo la salud del viajero, aunque este solo la use para lavarse los dientes.

Por otro lado, el colegio recomienda concertar una cita médica antes de las vacaciones. De esta manera, el paciente pude llevar a cabo acciones preventivas específicas y evitar que una posible patología surja durante su periodo de descanso. Los expertos también han aprovechado para desaconsejar el consumo de productos demasiado azucarados o la exposición solar irresponsable, relacionada con el cáncer de labio.