El Ayuntamiento de Mérida (Badajoz) quiere forman en el uso de desfibriladores a 80 trabajadores de empresas municipales. Estos empleados están realizando un curso de formación para saber cómo usar los desfibriladores en casos de encontrarse en alguna situación de emergencia sanitaria. El objetivo es insistir en la importancia de estos dispositivos como medida preventiva y paliativa.

Según informa la agencia EFE, Carmen Yáñez, delegada de Contrataciones, y Pedro Blas Vadillo, delegado de Turismo, han comunicado que, cuando acabe el curso formativo, se instalarán 17 desfibriladores por diversas instalaciones del municipio. 5 de ellos se colocarán en instalaciones deportivas, 5 en vehículos de la Policía Local, 2 en las oficinas turísticas y uno en la delegación de Urbanismo, el centro cultural Alcazaba, en los Servicios Sociales y en la Alcaldía.

Los desfibriladores se manejan fácilmente y es importante, según palabras de Yáñez, que los empleados sepan usarlos, ya que estarán en las instalaciones y deberán usarse en caso de necesidad. El curso está formado por clases prácticas y teóricas sobre técnicas de soporte vital básico, obstrucción de la vía aérea por un cuerpo extraño y  reanimación cardiopulmonar.

Vadillo ha afirmado que, a pesar de la situación económica, la instalación de estos desfibriladores es "una cuestión de voluntad política y de compromiso con la ciudadanía", para que Mérida sea "una ciudad cardiosaludable".

En cuanto a la situación de la licitación de las obras del Mercado de Calatrava, Yáñez dijo que no se había registrado ninguna empresa, pero insistió que había muchas interesadas en el procedimiento de contratación e infraestructuras, cuyo plazo terminó ayer. Ahora, solo queda esperar el número de empresas interesadas en la licitación.