Un examen entre las 6 y 72 del nacimiento identifica defectos cardiacos congénitos en la edad pediátrica, según informa la agencia Xinhua. La Comisión Nacional de Salud de China puede así identificar a problemas cardiacos a una edad temprana en 24 regiones de nivel provincial para que las cifras de mortalidad en recién nacidos sea lo más baja posible.

Este examen, que ayuda a los niños con defectos cardiacos congénitos, permitirá reducir las muertes en bebés si se hace en el tiempo establecido. Además, mejorará el diagnóstico de uno de los problemas más acusados en China, los defectos congénitos, según aseguró Qin Geng, funcionario de la comisión.

Los defectos cardiacos congénitos son una de las causas principales de fallecimiento en niños en todo el país asiáticos, y la tasa de morbilidad debida a anomalías congénitas es relativamente acusada entre la población. En 2017, China informó de que la mortalidad infantil era de 6,8 por mil, lo que suponía una disminución con respecto al año 2012 del 34%. El objetivo de 2030 es disminuirla al 5 por mil en el año 2030, aproximadamente.