De acuerdo con los autores, las lesiones deportivas constituyen la causa principal de interrupción total o parcial del entrenamiento. Entre los diferentes tipos de lesión que pueden darse en cualquier disciplina deportiva, las lesiones musculares, y más especialmente las que se producen en la musculatura isquiotibial, son las más comunes.

Uno de los indicadores más fiables para cuantificar la descompensación muscular que produce esta lesión es la ratio isquiotibiales:cuádriceps, de la que se diferencian 2 tipos, ratio convencional y ratio funcional. El estudio revisó la literatura para analizar cómo afecta la fatiga estos valores, que indican el riesgo de sufrir una lesión muscular.

El análisis de 13 estudios reveló un importante descenso en los valores de ambas ratios, en especial del funcional, tras la realización de diferentes protocolos de fatiga, sobre todo en aquellos que eran más específicos. Este descenso se traduce en un mayor riesgo de sufrir una lesión muscular. Además, el descenso se producía por una disminución en los valores de fuerza de los isquiotibiales, especialmente durante su fase excéntrica.

Estos resultados sugieren la implantación de estrategias de prevención enfocadas al retraso de la aparición de la fatiga, especialmente en la musculatura isquiotibial, y en el fortalecimiento de la misma durante la fase excéntrica del movimiento.