Dicho estudio ha logrado demostrar que el sistema inmunológico de personas con VIH se puede reeducar en algunos casos para ayudarle a controlar el virus durante periodos largos de tiempo sin necesidad de tomar tratamiento antirretroviral. En concreto, 5 de los 13 participantes del ensayo que han parado la medicación (38,5%) han podido controlar el virus.

Cuando una persona interrumpe el tratamiento antirretroviral su nivel de virus en sangre experimenta habitualmente un rebote a lo largo de las 4 primeras semanas después de dejar los fármacos, según ha explicado Beatriz Mothe, investigadora del IrsiCaixa. En estos 5 pacientes se han observado pequeños repuntes esporádicos de la carga viral pero que han descendido al poco tiempo.

Controladores virémicos puntuales

"Es como si se hubiera conseguido por un lado debilitar al virus y por otro reforzar el sistema inmunitario de los pacientes, de manera que reaccione de forma efectiva ante los intentos del virus de repuntar y haciendo desaparecer de nuevo la carga viral", explica Mothe, investigadora de la Fundación Lucha contra el Sida y coordinadora del ensayo.

"Pero nunca se había conseguido que un número relevante de participantes en un ensayo se convirtiera en controladores virémicos después de una intervención terapéutica, ya sea una vacuna o cualquier otra inmunoterapia", añade Mothe.

Los participantes del ensayo forman parte de una cohorte de pacientes que empezaron con el tratamiento durante los primeros 6 meses después de la infección por el VIH (lo que se conoce como tratamiento precoz). Los análisis corroboran la importancia de la detección precoz de la infección y consideran que el inicio del tratamiento durante las primeras semanas puede favorecer una buena respuesta a la vacuna.

Se trata de un comportamiento similar a los controladores virémicos, personas cuyo sistema inmunitario puede controlar de manera natural la cantidad de virus en sangre sin necesidad de fármacos. Estos resultados preliminares se han presentado recientemente en la Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections (CROI), la más importante del mundo sobre infección por VIH/sida que se celebra en Seattle, en EE. UU.

La vacuna, desarrollada por investigadores de la Universidad de Oxford, se ha administrado en el Hospital Germans Trias i Pujol, el Hospital Clínic-IDIBAPS y el centro comunitario BCN Checkpoint, con Financiación de la Fundació Glòria Soler, la Gala Sida Barcelona y el Instituto de Salud Carlos III del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad.