“La sociedad está concienciada sobre el consumo del tabaco pero no de los daños del alcohol”. Esta es una de las conclusiones con las que se ha cerrado la conferencia sobre las novedades del alcoholismo del 38.º Congreso Nacional de la Sociedad de Medicina Interna (SEMI). Un grupo de expertos de Medicina Interna han presentado sus estudios sobre diversas investigaciones relacionadas con el consumo del alcohol. La doctora Navarro Martín ha sido la encargada de abrir la conferencia con su charla Alcohol e Inflamación.

La experta indica que el consumo crónico de alcohol produce un aumento de citocinas inflamatorias y provoca un círculo vicioso de inflamación en el organismo que puede afectar a vario órganos. “Aún no sabemos todos los mecanismo con los que el alcohol daña al cuerpo. Por el momento no podemos hacer más que investigar y educar sobre los daños de su consumo”. La doctora apunta que los expertos deben descubrir una diana terapéutica para proteger a la población de los daños del alcohol.

El doctor Tamarit García ha apuntado que es complicado definir un cantidad de alcohol para el consumo responsable, “ya que esta varía según el país”. El médico opina que la falta de unidad para determinar una cantidad recomendable de alcohol le resta credibilidad a los estudios observacionales que se han elaborado a nivel internacional. “El consumo de alcohol es un problema de salud pública y no existe una cantidad de alcohol recomendale. No debemos recomendar el alcohol, España está ya en el puesto 17 de los países más bebedores del mundo y eso representa problemas para la salud”, explica el experto.

El 5% de los casos de cáncer en el mundo son provocados por el consumo de alcohol, indica el experto Laso Guzman.

García ha expuesto que la Organiación Mundial de la Salud (OMS) intentó determinar una cantidad mínima para el consumo de alcohol que no supusiera un riesgo para la salud, “pero no lo han conseguido por esa diferencia entre países”. Los expertos han coincidido en que el alcohol está integrado en la cultura de la sociedad y muy relacionado con el ocio. Igualmente, han señalado que el marketing de la industría del alcohol camufla los aspectos negativos de su consumo e, incluso, financia campañas de lucha contra el cáncer cuando el alcohol está ligado al desarrallo tumoral.

Los expertos han indicado una serie de medidas preventivas que ya se han aplicado en otros países para evitar el consumo desproporcionado de alcohol, como es la subida de impuestos a estos productos, la no recomendación de consumo a los abstemios, la reducción de locales donde se dispensa alcohol y menos publicad de bebidas. “Parte de la culpa de la concepción social existente sobre el alcohol la tiene la industria de este producto”.

“No beber alcohol es lo mejor para prevenir el cáncer”, así de contundente se ha mostrado el doctor Laso Guzman, quien ha presentado su trabajo Alcohol y Cáncer”. El médico ha explicado que los bebedores habituales tiene 5 veces más posibilidades de desarrollar cáncer oral. “Por su parte, el cáncer de mama incrementa entre un 1,5 y 2% entre las mujeres bebedoras. "Debemos de limitar el consumo, aunque incluso pequeñas cantidades de alcohol pueden aumentar la posibilidad de cáncer”.

Los médicos de Medicina Interna han concluido que hace falta más investigación para aclarar todos los daños que produce el alcohol y que es necesario concienciar a la sociedad. “Según las últimas encuestas, en España los jóvenes tienen su primer contacto con el alcohol a partir de los 14 años, cuando sus cuerpos aún están en formación y cualquier cantidad de esta sustancia les provoca daños en su crecimiento. Debemos tomar conciencia sobre este problema”, señala el doctor Tamarit García.