Según ha informado la universidad, el sedentarismo y la falta de actividad física tiene cada vez más incidencia en la esfera de la salud pública de los países occidentales. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la falta de actividad física es la causa principal de más del 21% de los cánceres de pecho y de colon, el 27% de los casos de diabetes y cerca del 30% de la carga de cardiopatías isquémicas.

Los investigadores han realizado un análisis multivariante de datos de cerca de 27.000 personas de 27 países de la Unión Europea, según la información publicada por el Eurobarómetro de la Comisión Europea sobre la práctica de deporte declarada por ciudadanos mayores de 15 años. Los individuos fueron clasificados por países en función de 4 categorías: los que no hacen deporte, los que prácticamente nunca, los que lo practican con cierta regularidad y los que lo hacen con regularidad.

El estudio de los datos evidencia que en los países nórdicos la práctica es más regular. Después de Suecia, Finlandia y Dinamarca, los países con mejores indicadores de actividad física de la población son Eslovenia, Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Alemania, Reino Unido y Francia. Los niveles más bajos de actividad física, por el contrario, se registraron en Bulgaria y Grecia.

En el caso particular de España, “el nivel de práctica de deporte está correlacionado con el estatus socioeconómico, tal como reveló la Encuesta de hábitos deportivos en España de 2015”, explica Antonio Monleón-Getino, profesor del Departamento de Genética, Microbiología y Estadística de la UB y miembro del Grupo de Investigación de Bioestadística y Bioinformática (GRBIO).