Tras recibir el tratamiento antirretroviral, la sangre recupera algunas de sus características de manera rápida, según describen los expertos. Sin embargo, la recuperación inmunológica de la mucosa intestinal es más tardía e incompleta debido a la alteración de la composición y funcionamiento de las bacterias intestinales, así como la inflamación de los tejidos en los que se encuentran.

Algunos estudios han demostrado que la composición y actividad de las bacterias intestinales pueden modificar la recuperación inmunológica de los pacientes con VIH. Por este motivo, los científicos están evaluando los posibles beneficios que podrían obtener los sujetos infectados por este virus si normalizaran su flora intestinal.

Aplicable a otras enfermedades

“La transferencia de microbiota en dosis y bajas y repetidas no se ha analizado hasta la fecha en otros estudios. Si demostráramos su eficacia, esta novedosa estrategia terapéutica no solo beneficiaría a las personas con VIH, sino que también podría explorarse en otras enfermedades en los que la microbiota intestinal parece jugar un papel fundamental como, por ejemplo, enfermedad inflamatoria intestinal, colon irritable, obesidad, diabetes, enfermedades autoinmunes, etc.”, asegura Sergio Serrano, del Hospital Ramón y Cajal.

Los investigadores consideran que los resultados de esta investigación mostrarán una mayor eficacia que los realizados con prebióticos o probióticos. El consorcio, formado por inmunólogos, microbiólogos y especialistas en enfermedades infecciosas, se enmarca dentro de los ensayos de la Red de Investigación en SIDA (RIS).

La investigación se ha realizado a través de la plataforma Precipita (impulsada por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología -FECYT-, dependiente del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad); una iniciativa de micromecenazgo o crowdfunding para sufragar parte de este proyecto de investigación. Los investigadores han recibido casi 12.000 euros para poder llevar a cabo el estudio.