Tratamientos por consumo de cocaína

El número de tratamientos por consumo de cocaína en Cataluña fue de 3338 en 2018, lo que supone el tercer aumento consecutivo, según recoge el Informe Anual del Sistema de Información sobre Drogodependencias en Cataluña. Según recoge la agencia EFE, el informe sitúa a la cocaína como la segunda droga con más inicios de tratamiento.

El subdirector general de Drogodependencia del Departamento de Salud de Cataluña, Joan Colom, ha destacado que los tratamientos por adicción a esta droga presentan una tendencia al alza desde hace 3 años. Por tanto, rompe con un periodo de 6 años en el que los tratamientos habían descendido de forma gradual. Además, el estudio refleja que las personas que inician tratamientos por adicción a la cocaína son en su mayoría hombres con una media de edad de 38 años y que consumen otras drogas.

Tasas de consumo

El subdirector de Salud ha celebrado la reducción del número de personas que solicitan tratamientos por adicción a la heroína en comparación a la preocupante situación de las décadas de los 80 y 90, cuando esta droga encabezaba el número de asistencias. De hecho, en 2018, 1607 personas iniciaron tratamientos por heroína, situando esta sustancia en el cuarto puesto de asistencias generales por detrás del alcohol, la cocaína y el cannabis.

Por otro lado, la tasa de paro media de las personas que inician tratamientos por problemas con las drogas está por encima de las cifras generales en Cataluña. No obstante, en el caso de la heroína es todavía más grave ya que solo el 15 % de los drogodependientes tiene trabajo, lo que hace de este colectivo el más excluido del mercado laboral. Por eso, Colom ha remarcado que el consumo de heroína por vía intravenosa se ha reducido en 2018 y ha dejado de ser la vía más usada por los drogodependientes. De hecho, un 37,1% de las personas que iniciaron tratamientos en 2018 utilizaron la vía pulmonar como forma principal para consumir heroína, mientras que el 34,4% lo hicieron por inyección.

Por otro lado, estas mejoras son posibles gracias a las acciones que tienen lugar en los Servicios de Reducción de Daños, cuyas salas de consumo supervisado han aumentado. Las 2 salas que congregan el mayor número de consumo son el CAS Baluard de Barcelona y el REDAN de La Mina en Sant Adria de Besos. En el caso del centro de Baluard, la cifra total de consumo ha aumentado en 19 750 respecto al año anterior, un hecho propiciado, según el subdirector, por las acciones policiales contra los narcopisos en el distrito de Ciutat Vella.

Cannabis

La tercera droga con más inicios de tratamiento en 2018 fue el cannabis, con 1924 personas, lo que supone un 13,8% del total.  Joan Colom ha recordado que el cannabis es la droga que presenta una edad más temprana en el inicio de tratamientos, con una media de 29 años en ambos sexos y un primer consumo a los 16.

Estos datos contrastan con los tratamientos del resto de drogas. Cerca del 60% de las personas tienen entre 31 y 50 años, un 30% entre 31 y 40 años, y un 28% entre 41 y 50. Asimismo, el tipo de droga con mayor número de tratamientos iniciados en 2018, como es habitual desde finales de los años 90, fue el alcohol, con 5679 personas atendidas.

En este aspecto, el secretario de Salud Pública de la Generalitat, Joan Guix, ha señalado que el hecho de que se distinga entre “drogas legales y drogas ilegales no debe hacernos huir del foco del problema”. A su juicio, el tabaco es el factor principal de muerte prematura y el alcohol está entre los 5 principales. No obstante, para Guix ambas están muy lejos de la mortalidad que presentan el resto de mal llamadas drogas ilegales.