Los mochileros que viajan a Tailanda tienen relaciones sexuales sin protección, según concluye la publicación científica. Los datos demográficos demuestran un mecanismo de transferencia de las enfermedades de transmisión sexual internacionales.

Los datos ponen de manifiesto la necesidad de una intervención innovadora en materia de Salud Pública para intentar reducir el riesgo de ETS cuando se viaja a otro país. Para poder enfocar este tipo de actuaciones, investigaciones futuras podrían aclarar las razones por las que hay grupos en mayor riesgo que otros.

El estudio, transversal y realizado mediante una encuesta anónima, se realizó en turistas de habla inglesa que no fueran estadounidenses y que viajaron a Koh Tao y Koh Phangan entre el 25 de enero y el 13 marzo de 2013.

Un 61,5% de los encuestados no tenía una pareja sexual desde hacía tiempo. De ese porcentaje, un 39,1% informó haber tenido relaciones con una nueva pareja durante el viaje, y un 36,8% reconoció no haber utilizado condones.

El uso inconsistente del condón predominó en los menores de 25 años; los de nacionalidad británica (en contraposición de los canadienses) ni siquiera los llevaban de casa. Los mochileros que sí llevaban preservativos desde su país de origen eran más propensos a tener relaciones sexuales durante el viaje.

El sexo masculino y la duración del viaje aumentaban el riesgo de mantener relaciones sexuales sin protección, pero no se asociaban al uso inconsistente del preservativo. Los hombres, según el estudio, eran más propensos que las mujeres a tener relaciones sexuales con una pareja tailandesa.