Los datos de los que dispone el Gobierno foral apuntan que, cada año, en época de gripe se puede llegar a registrar un incremento de la mortalidad del 30% sobre media, aunque muy pocas veces se logra un diagnóstico de gripe antes del fallecimiento. Pese a que la gripe estacional es una enfermedad bien conocida, no se sabe el peso real que tiene como causa de mortalidad ni tampoco se conoce el impacto de la vacuna en la prevención de defunciones.

Por este motivo, el estudio pretende analizar la infección por virus de la gripe y otros virus respiratorios en personas mayores de 65 años que fallecen mediante la toma de una muestra nasal o faríngea, similar a la que se realiza en pacientes de Atención Primaria. El Grupo Tanatorios Irache se encargará de contactar con los familiares de los fallecidos y obtendrá las muestras previo consentimiento informado de estos.

Posteriormente, será el Servicio de Microbiología Clínica del CHN el que procese las muestras para llevar a cabo la investigación, que se hará sobre unas 100 muestras recogidas durante las semanas de máxima circulación de la gripe. Tanto el Instituto de Salud Pública como el CHN llevan más de una década investigando sobre la gripe, con más de 80 artículos científicos publicados, y han recibido financiación del programa Horizon 2020 de la Unión Europea, del Centro Europeo para el Control de Enfermedades, del Instituto de Salud Carlos III, y de la Fundación la Caixa.