Una de las razones por las que los universitarios beben demasiado en España es por el fácil acceso a las bebidas alcohólicas y las pocas consecuencias que los estudiantes creen que pueden tener si consumen grandes cantidades de alcohol en cortos periodos de tiempo, según informan desde la mencionada sociedad científica.

El doctor Francisco Javier Laso Guzmán, coordinador del Grupo de Alcohol y Alcoholismo de la SEMI, recordó que la mayoría de pacientes que se han excedido con el alcohol tiene alteraciones de la conducta y alguna manifestación digestiva. Los comas etílicos que necesiten intubación endotraqueal son menos habituales.

“Las intoxicaciones etílicas son más frecuentes en el horario nocturno de los fines de semana, o con ocasión de acontecimientos multitudinarios tales como la Nochevieja universitaria”, declaró el doctor Laso Guzmán.

La encuesta de la SEMI se realizó en los alumnos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Salamanca, porque esta ciudad es un emblema universitario en el que no falta el alcohol. Según el experto, casi un 40% de los encuestados se identificó como bebedor de riesgo, lo que confirma la teoría de que los universitarios beben demasiado.

Los datos, sin embargo, no difieren mucho de los realizados en otras facultades españolas, como la Facultad de Farmacia de la Universidad de Barcelona, en la que se averiguó que entre un 30-40% de los universitarios bebe demasiado. El consumo de riesgo de la población universitaria en cuanto a consumo de alcohol está entre un 20-60%.

En ambas universidades llama la atención que el porcentaje de alumnos que más beben es mayor en los primeros cursos, lo que indica que con la edad se produce una tendencia decreciente en el consumo de riesgo basado en muchas cantidades en poco tiempo. Según Lazo Guzmán, las estrategias preventivas se convierten en un factor imprescindibles para abordar estos comportamientos.