El Consejo de Gobierno ha aprobado el decreto que regulará la puesta en marcha del registro de trabajadores expuestos a agentes cancerígenos. La norma establece que los servicios de prevención de riesgos laborales de las empresas tienen que comunicar cada 6 meses a la Dirección General de Salud Pública la información de los trabajadores en activo que, según su evaluación de riesgos, hayan estado expuestos en el pasado a agentes cancerígenos o lo estén en la actualidad.

El informe de las empresas deberá ser trasladado a la Consejería de Sanidad en un plazo de 6 meses desde la entrada en vigor del decreto. Asimismo, tendrán que aportar toda la información retrospectiva disponible sobre los trabajadores en activo. Una vez hecho esto, los datos se actualizarán cada 6 meses, apunta el gobierno.

Enfermedad y ambiente laboral

En 2011, la Dirección General de Salud Pública puso en marcha un programa para detectar casos de cáncer profesional a través de los médicos de Atención Primaria. El objetivo de dicho programa era mejorar el sistema de vigilancia epidemiológica de las enfermedades relacionadas con el trabajo, así como profundizar en la relación entre la exposición laboral y el cáncer.

Este proyecto ha permitido estudiar a más de 566 trabajadores diagnosticados de cáncer en situación de baja laboral. Tras el análisis de las historias, se han encontrado 27 casos con altas probabilidades de ser clasificados como enfermedad profesional (5% del total) y en otros 65 (11,5%) se ha acreditado una relación clara entre la enfermedad y el ambiente laboral.