La herramienta registra la vinculación del paciente con la bacteria en el informe de alta hospitalaria, ya sea por infección o colonización. Dada la posibilidad de reingresos en el hospital, los pacientes son incluidos en una base de datos específica por parte del servicio de Medicina Preventiva que está disponible en red para los profesionales autorizados.

El sistema creado comprueba si cada paciente que tiene prevista su entrada en el centro (consultas, hospital de día, hospitalización) o que accede por urgencias al circuito asistencial tiene asociada una alerta. A continuación, se envían avisos a profesionales a través de SMS o correo electrónico.

En el caso de las urgencias, el SMS va dirigido a profesionales de observación y de la consulta de pacientes críticos junto al jefe de la guardia, que son los profesionales que necesitan una respuesta más inmediata. El correo electrónico se dirige a profesionales referentes de Medicina Preventiva, Infecciosos, Medicina Interna y dirección asistencial.

El aviso también llega a los responsables de admisión al objeto de la gestión urgente de camas en aislamiento. Todo ello permite activar de inmediato un protocolo con las medidas preventivas oportunas que eviten la transmisión del organismo multirresistente. Se procede al aislamiento del paciente y con ello se erradica la potencialidad de la bacteria para propagarse en los servicios sanitarios.

La herramienta comenzó a utilizarse a principios de este año en el Hospital Universitario de Valme. Desde entonces, ha supuesto una innovación en distintos niveles (gestión clínica, organización e información) y se han detectado un total de 286 casos positivos de Klebsiella blee, procedentes principalmente de urgencias.