La vacuna antineumocócica protege hasta 2 años a los bebés prematuros que han recibido la pauta de 3 dosis durante los 6 primeros meses de vida y un refuerzo con vacuna antineumocócica conjugada 13-valente a los 12 meses. Eso es lo que revela un estudio del Servicio de Pediatría del Hospital Clínico de Santiago que acaba de recibir el premio a la mejor publicación en la revista The Pediatric Infectious Disease Journal otorgado por la Sociedad Europea de Enfermedades Infecciosas Pediátricas (ESPID) en su reciente congreso.

Según ha informado el Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago (IDIS), el estudio comparaba la persistencia de la respuesta a anticuerpos de las dosis recomendadas de vacuna antineumocócica de los recién nacidos prematuros frente a los nacidos a término. El autor principal es Federido Martiñón-Torres, jefe del citado servicio y responsable de la unidad de investigación en vacunas y del grupo GENVIP (Genetics, Vaccines, Infectious Diseases and Pediatrics research group) del IDIS.

La investigación desveló que las respuestas inmunes persistieron hasta 2 años después de completar la pauta establecida para la vacuna antineumocócica. Partiendo de esos resultados, los autores concluyen que “el programa de vacunación de rutina (3 + 1) probablemente ofrezca protección a largo plazo contra la enfermedad neumocócica invasiva en recién nacidos prematuros y debe iniciarse, independientemente de la edad gestacional o el peso al nacer, completándola sin retrasos al año de vida”.

“A diferencia de los recién nacidos a término, los prematuros deben recibir 4 dosis y no solo 3, tal como se desprende de dicho estudio, para garantizar la mejor protección”, ha aclarado Martiñón-Torres, que ha destacado la naturaleza multicéntrica del trabajo, que beneficia a cualquiera gracias a la publicación de los resultados.

“Estos hallazgos subrayan la importancia de las recomendaciones actuales de la vacunación antineumocócica para maximizar la protección contra la enfermedad neumocócica invasiva en recién nacidos prematuros de alto riesgo”, ha señalado, por su parte, Steven Black, editor jefe de la revista mencionada, que reconoce por primera vez este año el mejor trabajo publicado durante el año anterior. “Este premio es un estímulo más para nuestro”, ha concluido el investigador del IDIS, que recibió el galardón durante la 36.ª Reunión Anual del ESPID 2018, celebrada en Malmö (Suecia).