El Ministerio yemení de Salud Pública y Población declaró que Yemen estaba en estado de emergencia por esta epidemia, y a las 24 horas se conocían nuevas estadísticas más desalentadoras que anunciaban que continuaban las infecciones. De momento, 115 personas son víctimas de la enfermedad y se han registrado 2.567 casos sospechoso, según la agencia estatal de noticias, Saba.

El ministro pidió a las organizaciones internacionales que ayudasen a los hospitales de Yemen a luchar contra “este desastre humanitario sin precedentes”. Esta declaración la realizó tras la propagación de la epidemia en los barrios de Saná.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha advertido del creciente número de enfermos que acude a los hospitales tras la primera oleada que deja a Yemen en estado de emergencia, y de la que se informó el pasado 6 de octubre. La OMS ha comunicado que el país está al borde del colapso debido a:

  1. El cierre de muchos hospitales debido a los conflictos armados.
  2. Solo funciona un 45% de los centros hospitalarios yemeníes.
  3. El país se ve inmerso en una situación de escasez de suministros y personal sanitario.