La saturación de las urgencias en Reino Unido ha llevado a los médicos a exigir a la primera ministra, Theresa May, una solución que garantice la seguridad de los pacientes. Según informa la agencia DPA, médicos de 68 hospitales han advertido a May que los pacientes se están muriendo en los pasillos de las urgencias del NHS (National Health Service).

Por medio de una carta, los médicos de urgencias han denunciado la saturación de las urgencias y han trasladado su preocupación por la seguridad de los pacientes. “El nivel actual de seguridad es en ocasiones intolerable, pese a los esfuerzos del personal”, han destacado. A su juicio el servicio de salud “está grave y crónicamente infrafinanciado”.

Los médicos señalan que la saturación de las urgencias ha llegado a tal punto que en alguna ocasión han llegado a tratar a más de 120 pacientes en los pasillos, “muriendo algunos de forma prematura”. Según denuncian, algunas unidades de emergencias tienen más de 50 pacientes a la vez esperando recibir una cama.

La ministra ha pedido disculpas por las intervenciones quirúrgicas suspendidas en Navidad y Año Nuevo, pero ha desmentido que el sistema sanitario público esté en crisis. Frente a esto, los médicos han apuntado que “no hay duda de que se ha invertido una inmensa cantidad de esfuerzo a nivel local y nacional en el diseño de planes para hacer frente a las presiones en temporada invernal sobre el NHS”.