La doctora afirmó que antes de probar un fármaco en humanos, este ha pasado todos los controles de seguridad y ha sido aprobado por el comité de ética del hospital. Durante el ensayo clínico, el paciente está extremadamente controlado por si hubiera alguna reacción adversa. “La participación en un ensayo clínico hay que tomarlo como una oportunidad de acceder a un tratamiento novedoso y, aunque no nos funcione, puede ayudar a generaciones futuras. Sin investigación no hay progreso”, zanjaron.

En el arco del evento también se trató el tema de la sexualidad y estética en las pacientes de cáncer de mama. Según afirmaron los expertos, el 80% de las pacientes de esta enfermedad sufre alteraciones de índole sexual durante y tras la enfermedad. Estas alteraciones pueden deberse a la baja autoestima, cansancio, estrés o malestar. Pero también se deben a las limitaciones físicas que provocan los tratamientos.

“Puede haber atrofia vaginal (la mucosa adelgaza) y una contracción de los músculos que rodean esta mucosa. Pero cada vez hay más tratamientos para solucionarlos como ácido hialurónico, rosa mosqueta, aloe vera o estrógenos de uso tópico”, señaló Mercedes Herrero, ginecóloga de HM Hospitales. La experta explicó que es importante consultar con el médico para adelantarse a los síntomas.

 

Valentina Voni, oncóloga de la Unidad Fase I HM CIOCC-START, indicó en su ponencia que, actualmente, se llevan a cabo una gran cantidad ensayos clínicos contra esta enfermedad que se encuentran en la primera fase. “Hacemos investigación clínica con nuevos fármacos o nuevas combinaciones de fármacos que ya existen, pero que se tienen que probar por primera vez en humanos. Se administran a los pacientes para aumentar la eficacia de los tratamientos que ya están recibiendo, no los sustituye”, explica la experta.