En un comunicado, Metges de Catalunya, que formaba parte del CEMS desde su creación en 1979, lamenta que la confederación médica "se haya desmarcado de la denuncia de la represión institucional y policial del Estado" en Cataluña, a raíz de la convocatoria y celebración del referéndum para la autodeterminación.

El sindicato lamenta la "falta de apoyo" recibido por parte de la confederación que ha mostrado su "condescendencia" con las agresiones que han sufrido Cataluña y sus instituciones, además de la respuesta violenta de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado contra la población civil, "que han pisado los derechos fundamentales de cualquier sociedad democrática".

A pesar de esta decisión, Metges de Catalunya pone en valor "los años de colaboración y trabajo conjunto en la defensa y dignificación de la profesión médica, objetivos que seguiremos compartiendo como sindicatos médicos".

El conflicto entre el Gobierno de Cataluña y la Moncloa afecta ya a sectores más allá de la política, como la medicina o la ciencia. La prestigiosa revista Nature anunció hace poco que la ciencia estaba en peligro en Cataluña ante la perspectiva de la independencia de España. La incertidumbre política, intensificada estos días en España por la crisis catalana, podría ser culpable de grandes pérdidas para la ciencia nacional, según apunta la revista.