La reinfección por el virus de la hepatitis C (VHC) en pacientes con VIH tratados con antivirales de acción directa (AAD) es 28 veces más frecuente en hombres que mantienen sexo -de riesgo- con hombres (HSH) que en personas con antecedentes de consumo de drogas inyectadas, según un reciente estudio. Los autores, Juan González, del Hospital Universitario la Paz, y Juan Berenguer, del Hospital General Universitario Gregorio Marañón consideran estos datos “un motivo de preocupación” y reclaman “el cribado sistemático reinfección de hepatitis C en grupos de alto riesgo”.

“El estudio se ha llevado a cabo por dos motivos”, explican los autores en una nota de prensa. “En primer lugar, porque la inmensa mayoría de la información sobre la reinfección por hepatitis C después de la cura proviene de la era de la terapia basada en el interferón, y existe poca información sobre la magnitud del problema en la era de la terapia con AAD libre de interferón y que permite la cura de la hepatitis C”.

En segundo lugar, “porque no existen estudios que hayan analizado el problema en España desde una perspectiva poblacional”, detalla González que, junto a Berenguer, ejerce como investigador principal de Madrid-CoRE, uno de los mayores registros de pacientes coinfectados VIH/VHC del mundo. Con el objetivo de colmar estas lagunas, los investigadores analizaron las reinfecciones tras la cura de la hepatitis C con AAD en un grupo de 2.359 voluntarios coinfectados tratados entre noviembre de 2014 y diciembre de 2017 en 21 hospitales del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS).

De todos ellos, 1.459 dijeron haber adquirido el VIH por el uso de drogas inyectadas en el pasado; 177 refirieron haber contraído la infección por HSH sin protección y otros 723 mencionaron otras prácticas de riesgo. Según recoge la nota de prensa, en todos los centros se llevaron a cabo cribados sistemáticos para detectar el virus de la hepatitis C en sangre tras la cura cuando existía sospecha de reinfección; habitualmente por alteración de las pruebas hepáticas. Las pruebas se repitieron 12 semanas después de confirmarse la cura y cada 6 o 12 meses, dependiendo de los protocolos de cada hospital.

Según los datos, presentados la 22.ª Conferencia Internacional del SIDA (AIDS 2018), se detectaron reinfecciones de hepatitis C en 17 pacientes, 12 de las cuales se produjeron por HSH de riesgo (penetración anal sin preservativo con diferentes parejas sexuales) y 5 por consumo irresponsable de drogas: 4 de ellos reconocieron haber vuelto a consumir tras la cura. En el grupo de 12 pacientes, 7 referían también la práctica de chemsex y, en 5 de ellos, se detectó otra infección de transmisión sexual concomitantemente con la reinfección de hepatitis C.

La mayoría de las reinfecciones de hepatitis C ocurrieron entre las 13 y las 26 semanas tras la cura y se detectaron en una media de 15 semanas después de la misma. “En términos estadísticos, las tasas de reinfección fueron de 5,93 episodios por cada 100 pacientes/año en los HSH y de 0,21 episodios por cada 100 pacientes/año en los usuarios de drogas inyectadas” matizan. “Estos datos son un motivo de preocupación y señalan claramente que estamos frente a un problema de salud pública que debe ser afrontado con una triple estrategia de diagnóstico, tratamiento y prevención”, concluyen.

“Esto incluye el cribado sistemático de infección por virus de la hepatitis C tras la cura en HSH con prácticas de alto riesgo para la reinfección, el tratamiento de la reinfección con poca demora para interrumpir la cadena de transmisión, y el empleo de estrategias preventivas dirigidas específicamente a este grupo de población”, reclaman los autores del estudio, avalado por GeSida -el Grupo de Estudio del SIDA de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC)- la Red de Investigación del SIDA (RIS) y la Subdirección General de Farmacia y Productos Sanitarios de la Comunidad de Madrid.