Según informa la agencia EFE, en la primera edición se estudiaron los microbios de la lengua de 2.000 adolescentes para hacer un mapa del microbioma oral de los jóvenes españoles. Ahora, 2 años después, van a comparar los resultados con los de otras muestras, tanto de los mismos chicos, más mayores, como de otra población.

En total, esperan que el proyecto recoja más de 2.000 muestras de saliva para seguir descubriendo la variedad de microorganismos que viven en la boca, concretamente las bacterias, y determinar si esta variedad está relacionada con alguna característica ambiental o de estilo de vida.

También se estudiará la evolución del microbioma con la edad y sus características en personas con celiaquía, fibrosis quística, anorexia o síndrome de Down. Se quiere intentar descifrar hasta qué punto la información sobre el microbioma oral de estos pacientes podría servir para el diagnóstico y para posibles tratamientos de las afectaciones bucodentales de estos colectivos.

“Emprender proyectos de ciencia ciudadana en el campo de biología molecular y genómica no es nada fácil”, señala el director del CRG, Luis Serrano, según el cual el éxito de la primera edición ha sido determinante para embarcarse en este nuevo proyecto.

“En esta segunda edición, el proyecto es aún más participativo, acogiendo a nuevos grupos de población en la recogida de muestras y organizando charlas y debates para fomentar un espacio de diálogo entre los científicos y la ciudadanía, algo necesario y que contribuye a la investigación e innovación responsables”, explica.

“Ahora que hemos conseguido hacer el retrato del microbioma bucal de los adolescentes en España y hemos encontrado variaciones relacionadas con hábitos alimenticios o estilo de vida, debemos aprovechar este conocimiento para poder responder a nuevas preguntas, tales como identificar diferencias entre los jóvenes sanos y otros grupos de población”, comenta, por su parte, el responsable científico del programa y profesor en el CRG, Toni Gabaldón.

Las muestras de saliva se recogerán entre enero y abril de este año. Una vez se hayan secuenciado, el proyecto contempla repetir el tour de la furgoneta de “Saca la lengua” entre enero y junio de 2018 para animar a la ciudadanía a participar también en el análisis de datos.