La gripe es una enfermedad común en época de frío. Para ayudar a la ciudadanía a enfrentarse a ella, la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) ha elaborado un decálogo que incluye consejos e información básica sobre la patología. Además, ha incluido una serie de razones por la que es recomendable vacunarse.

  1. En primer lugar, hay que saber que la gripe es muy contagiosa.
  2. Se transmite al respirar las gotitas respiratorias producidas por las personas afectadas al toser, estornudar o hablar. También se puede contagiar a través de manos o superficies contaminadas que puedan entrar en contacto con la boca o la nariz.
  3. Se puede contagiar desde un día antes de que se inicien los síntomas hasta 5 o 7 días desde su aparición.
  4. Los síntomas de la gripe duran una semana e incluyen: fiebre alta, dolor muscular, tos seca, mucosidad nasal y dolor de garganta y cabeza.
  5. Normalmente, es una enfermedad de curso benigno que no requiere de antibióticos.
  6. La gripe puede desestabilizar a pacientes crónicos y producir neumonía o la muerte, sobre todo en población de alto riesgo.
  7. En esa población y en casos graves de gripe, hay que acudir al médico para que prescriba un tratamiento antivírico lo antes posible.
  8. Para evitar contagios, se aconseja evitar el contacto con personas con gripe. Por lo tanto, se recomienda no acudir al trabajo o al colegio durante la enfermedad. También se aconseja cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar y lavarse las manos de manera habitual.
  9. La forma más eficaz de no prevenir la gripe es la vacunación. Se recomienda vacunarse a los enfermos crónicos o con alguna inmunodeficiencia, a los mayores de 65 años y a las mujeres embarazas.
  10. Los profesionales que traten a población de riesgo y sus familiares deben también vacunarse.

Por qué vacunarse

De acuerdo con la SEIMC, la gripe es una infección muy frecuente tanto en los centros de Atención Primaria como en los hospitales, donde una de cada 4 personas con gripe atendida tiene neumonía. De hecho, la gripe es la causa más frecuente de neumonía en invierno. Esta y otras complicaciones convierte la gripe en un riesgo, sobre todo para la población de riesgo.

A esto se suma el hecho de que se trata de una enfermedad muy contagiosa, por lo que se recomienda a los profesionales sanitarios vacunarse para reducir el riesgo de transmisión a los pacientes. “Tenemos la obligación ética de prevenir la transmisión de enfermedades como la gripe a nuestros pacientes porque tenemos la responsabilidad de hacerles el bien y evitarles el daño”, aseguran desde la SEIMC, al tiempo que recuerdan que se trata de una vacuna segura.