El documento de consenso sobre el modelo español de gestión de enfermedades infecciosas elaborado por microbiólogos y gestores señala la necesidad de mejorar la integración de los protocolos de salud pública y la importancia de garantizar la responsabilidad profesional del médico, entre otros aspectos.

Según informan en un comunicado, la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) y la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA) celebraron el pasado mes de octubre una jornada sobre dicho modelo de gestión. Las conclusiones del encuentro se han reunido en un documento de consenso.

Este destaca la necesidad de que el Sistema Nacional de Salud integre en la red de salud y adapte a cada centro los protocolos de salud pública que elaboran el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas, “especialmente aquellos relacionados con la gestión de alertas sanitarias y de situaciones de crisis”.

“La responsabilidad profesional del médico y el ejercicio del liderazgo en este entorno resultan elementos clave a garantizar, por lo que procede formar a los profesionales de manera adecuada y específica”, añade el documento de consenso, en el que se subraya que la gestión debe ser “eficiente, priorizando el alcance de los objetivos formulados en términos de resultados en salud”.

“Para ello, resulta imprescindible disponer de un sistema de información fiable integrado en el ámbito nacional, que permita la comparación en tiempo real entre los distintos subsistemas de información autonómicos de salud y entre centros”, apunta el escrito, según el cual “el proceso de gestión de la asistencia sanitaria ante el reto de las enfermedades infecciosas debe partir de la elaboración de un plan de acción diseñado y liderado por profesionales expertos en la materia”.

Por otro lado, el documento de consenso se fija en la formación, “elemento clave para garantizar la calidad de la asistencia y la adaptación de la intervención del sistema a los avances científicos, tecnológicos y sociológicos de nuestro entorno”. El sistema MIR, asegura, “es una de las grandes fortalezas del sistema nacional de salud”, que precisa modificar los criterios de selección de profesionales en los procesos públicos de contratación.