El Banco de Sepsis de Vall d’Hebron cuenta ya con 1.000 muestras de pacientes. Este es uno de los 3 bancos de este tipo que existen en España y almacena muestras de pacientes que han sufrido esta patología y de voluntarios sanos, asegura el hospital catalán en una nota de prensa. Según indica el centro hospitalario, en el Estado fallecen 17.000 personas cada año a causa de la sepsis.

Tal y como recuerda el Vall d’Hebron, la sepsis es una enfermedad compleja, producida por una infección que provoca alteraciones de la función de los principales órganos vitales. Además del Banco de Sepsis de Vall d’Hebron existen otros 2 bancos de estas características: en la Clínica Mayo de Rochester (Minnesota, Estados Unidos) y en la Universidad de Jena (Alemania).

El Código Sepsis, recuerda el Vall d’Hebron, se activa cuando se detecta que un paciente sufre esta patología.  Al activarse el Código Sepsis se procede a extraer sangre al paciente para analizar la función de sus órganos vitales e identificar el microorganismo responsable de la infección.

Parte de esa sangre, explica el hospital, se almacena en tubos que se ponen a disposición del Banco de Sepsis de Vall d’Hebron, congelada a 80° C bajo cero. Tras esto, los responsables del Banco de Sepsis de Vall d’Hebron contactan con los pacientes para solicitar su consentimiento para donar las muestras con fines de investigación.

El Banco de Sepsis de Vall d’Hebron dispone de varias colecciones de muestras. Una de las colecciones es de muestras de pacientes con sepsis, que incluyen suero, plasma y sangre de más de 1.000 donantes que han sido diagnosticados y tratados en el hospital. Otra de ellas contiene muestras de seguimiento extraídas a estos pacientes entre 24 y 48 horas antes de que hubieran desarrollado la infección y una última colección de muestras de seguimiento obtenidas a las 24 horas, 72 horas y una semana después de la aparición de la enfermedad.

El Banco de Sepsis de Vall d’Hebron cuenta, además, con una colección de muestras de voluntarios sanos y de pacientes que han presentado un síndrome de respuesta inflamatoria sistémica de origen no infeccioso. El codirector del banco, Juan Carlos Ruiz, explica que “aparte de las muestras que forman las diferentes colecciones citadas, también se registra la información clínica relacionada con la sepsis de cada paciente que ha sufrido la enfermedad y ha donado sus muestras de sangre”.