Tras sus 6 años de andadura en la gestión de muestras biológicas, el biobanco se ha propuesto “ampliar su cartera de productos para poder ofrecer un mayor abanico que ofrecer a los investigadores y a la comunidad científica”, asegura el propio HGUE en una nota de prensa.

Las nuevas muestras se sumarán así a una reserva ya disponible de más de 5.500 tumores sólidos y 25 colecciones completas de excedentes diagnósticos al servicio de diferentes proyectos científicos. Este acervo le ha valido al biobanco un total de 11 consultas y 15 solicitudes de material biológico, solo en lo que va de año.

Por todo ello, la entidad considera que su trayectoria ha quedado “consolidada”, especialmente tras superar con éxito la última inspección de los Servicios Sanitarios de la Comunidad Valenciana. Los trabajadores del centro han destacado además la “gran coordinación por parte de todos los servicios que forman el hospital”.

La “biblioteca” de tejidos de Elche también participa activamente en la Red Valenciana de biobancos, con la que comparte el sistema de gestión de la información y en la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana (FISABIO).

El siguiente paso para este joven banco biológico se producirá el próximo 30 de agosto. Se trata de una cita con la empresa certificadora AENOR, que realizará una auditoría externa obligatoria bajo estándares internacionales de calidad básica.

“En nuestro caso, la norma pretende garantizar un sistema de gestión efectivo que permita administrar y mejorar la calidad de los productos y servicios”, explican los responsables, “representa un compromiso de mejora continua”.

La implementación de este sistema de calidad consistirá por tanto en “definir indicadores, identificar puntos de control durante los procesos, desarrollar planes de mantenimiento periódicos que redunden en una mayor implicación del personal del biobanco y en un servicio más ágil orientado a la satisfacción de pacientes e investigadores”, concluye la HGUE.