Durante la primera fase del proyecto, el grupo de investigación en Hematología y Hemoterapia del Instituto de Investigación Sanitaria de La Fe (ISS La Fe), dirigido por el Miguel Ángel Sanz, ha recolectado muestras fecales de 140 pacientes hospitalizados con leucemia aguda. La colonización de patógenos ha sido analizada por el equipo de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana (Fisabio), dirigido por Carles Úbeda.

Durante estos últimos 2 años, los investigadores Ana Djukovic y Joao Xavier han identificado las bacterias comensales capaces de brindar protección frente a las enterobacterias patógenas portadoras de resistencias a antibióticos. Algunas de estas especies han podido ser aisladas gracias a la colaboración del profesor Jean Marc Rolain, de la Facultad de Medicina y Farmacia de Marsella.

Finalizada esta primera fase, la doctora Karina Xavier en la Fundaçao Calouse Gulbenkian de Portugal testará la capacidad de inhibición del patógeno de estas bacterias mediante la colonización a una serie de ratones libres de gérmenes. El siguiente paso corresponderá a los doctores Bernhard Kuster y Laurent Debrauwe, de Technische Universität München y el INRA Centre de Recherche, respectivamente.

Junto con el equipo de Úbeda, estos investigadores utilizarán técnicas de transcriptómica, proteómica y metabolómica tanto en las muestras de ratones como de pacientes hospitalizados. El conjunto de técnicas permitirá conocer, a nivel global, qué mecanismos producen la inhibición del patógeno, qué sustancias producen las bacterias protectoras y qué genes expresan.

De esta manera, “se averiguará si lo que producen es una sustancia inhibidora o si, tanto patógenos como bacterias comensales, compiten por los mismos nutrientes”, explica Úbeda en una nota de prensa. Según el autor, los resultados obtenidos en este proyecto tendrán aplicaciones clínicas directas, que podrían beneficiar a las cerca de 400.000 personas infectadas, cada año y solo en la Unión Europea, por patógenos resistentes a antibióticos.

A partir de este proyecto colaborativo, “podrían desarrollarse biomarcadores, probióticos y fármacos para tratar y prevenir infecciones frente a las cuales existen escasas opciones terapéuticas y que ponen en riesgo la vida del paicente”, destaca el director del equipo Fisabio.